clutter_leftclutter_centerclutter_right  

Barreras para organizarse, y cómo enfrentarlas

Quisiera organizarme, pero… No puede decidir que desechar.

Si usted tiene dificultad en tomar decisiones, pruebe varias otros enfoques.
  • Pruebe las siguientes preguntas de la Tarjeta de Emergencia del Desorden para ayudarle a decidir lo que es importante y lo que no lo es.
    • ¿Cuándo fue la última vez que use estro?
    • ¿Me gusta?
    • ¿Funciona esto propiamente—esta dañado?
    • Tengo más de estas cosas? ¿Cuántas necesito?
    • Si me quedo con esto, qué desecho para hacer espacio para esta cosa?
    • ¿Puedo localizar esta información en algún otro lugar (probablemente en el Internet) si la necesito?
  • Pida a un amigo que le ayude. Un amigo puede ayudarle a pensar bien en lo que es importante retener y puede darle el apoyo moral que usted necesita.
  • Algunos días uno puede estar más abrumado que otros. Seleccione un día en que se sienta tranquilo, con más enfoque, o que se sienta más en control.

No se por donde comenzar. ¡No se qué hacer con todas estas cosas!
Pruebe lo siguiente cuando trate de atacar un área fuera de control con mucho revoltijo.

  • laundry basket
    Oblíguese a mirar en realidad cada cosa individualmente, quizá tomando los objetos en sus manos uno por uno para ayudarle a enfocarse.
  • Comience con la primera cosa que vea y que usted pueda decidir fácilmente. Si es basura póngalo en la bolsa para basura, o si va en un cierto cajón o archivador en otra parte de la casa, póngalo en la canasta de lavandería para llevarlo a su lugar más tarde. Usted está usando la estrategia “Despeje la trastería,” ¿verdad?
  • Separe un poco las cosas. Luego oblíguese a mirar cada cosa individualmente. Cuando uno mira un montón de cosas, esto puede ser abrumante y ver bosque pero no los árboles.

A medida que usted cava en la montaña de cosas, probablemente se dará cuenta de que no hay muy pocas cosas con las que usted en realidad no sabe que hacer. Una vez que usted ha sacado las cosas con las que sí sabe que hacer, usted puede ver grupos formándose. Es más fácil encontrar un lugar para guardar un grupo de cosas similares que encontrar individualmente lugares para muchas cosas diferentes.

Nunca podré revisar esta montaña de papeles. Ya los he revisado antes, y lo que termino haciendo es volver a ponerlos en el montón.
Cuando usted revisa papeles, no espere terminar completamente antes de comenzar a marcar carpetas o recipientes con las categorías que esta formando al revisar los papeles. Tenga carpetas de archivo, etiquetas, una carpeta acordeón, o sobres a la mano cuando comience a revisar los papeles. Aún que tenga que parar en la mitad de la montaña de papeles, no vuelva a poner los papeles revisados en el montón. Ponga casa categoría en una carpeta o sobre y póngale una etiqueta o márquelo. Archive las carpetas o déjelas temporalmente con el resto de papeles sin revisar de modo que usted pueda guardar más papeles en las carpetas cuando regrese a revisar los papeles nuevamente.

Tengo temor de necesitar una cosa tan pronto como la desecho.
Pruebe esta estrategia de “garantía”. Ponga las cosas en una caja. Selle la caja con cinta adhesiva y marque la caja con una fecha seis meses adelante. Ponga la caja en el garaje o sótano o en otro lugar separado. A próxima vez que vea la caja y la fecha ya ha pasado, deseche la caja sin abrirla.

Cuando se trata de papeles o notas con información, pregúntese “si necesito esta información nuevamente, ¿dónde la puedo conseguir s no es en estos pedazos de papel?” La información puede encintrarse fácilmente en Internet.

Necesito dejar las cosas a la vista para acordarme de hacerlas.
Una lista es el substituto de un recordatorio visual de las cosas dejadas por todos lados. Tendemos a pensar “Fuera de la vista, fuera de la mente.” Pero si usted deja papeles o cosas por todos lados para recordarle de lo que tiene que hacer, lo que pasa a menudo es que todo esto se hace parte del paisaje. Todo esto que esta por todos lados añade al revoltijo y usted no recordara lo que tiene que hacer. Es mejor ponerlo en su puesto y añadir la tarea a la lista de cosas para hacer.

Añado las tareas a mi lista y aún lo las hago.
¿Hay una tarea que repetidamente no es hecha y usted continuamente la copia en la próxima lista? Pregúntese ¿Planea en realidad hacer esta tarea? ¿Cuál es el impedimento que no me permite hacerla? ¿Hay un paso preliminar que tengo que hacer antes de que yo pueda atacar la tarea? ¿Hay algo acerca de esta tarea que me pone nervioso o me hace sentir incómodo?

No se dónde poner esto.
Antes de guardar algo, debe tener un lugar. Si usted pone un montón de papeles sin agrupar en un cajón, lo único que está haciendo es crear revoltijo en su espacio de almacenaje. Lo mejor es poner etiqueta en una carpeta, marcar una caja, o identifique cosas similares para asignarles un lugar lógico.

No puedo desechar esto: es especial porque...
Quizá es algo que le regaló alguien especial. O lo compró en un viaje especial. O es un regalo de bodas. Si este objeto tiene en realidad mucho significado para usted, piense en un modo en el que usted pueda mostrarlo y gozar del objeto en su hogar. O piense en conservar el sentimiento pero no necesariamente el objeto. Algunas personas toman fotos del objeto o hacen un collage de algunos objetos para poder mantener los sentimientos especiales que esos objetos evocan y no ocupar mucho espacio.

No puedo desechar esto. Cuesta mucho.
Del mismo modo que uno se aferra a dividendos que están perdiendo valor, hasta que no valen nada, es difícil desechar compras mal hechas porque confirma nuestra mala decisión y hace la pérdida “real”. Trate de racionalizar al hacer esta decisión. Aunque haya pagado mucho por este artículo, el aferrarse a el simplemente le hace sentir mal y aún peor le re4cuerda de su error cada vez que ve el objeto. ¿Talvez alguien puede usarlo? ¿Puede donarlo y recibir una deducción de impuestos? O puede hacer algo cursi con el objeto, como usarlo de pieza central en una fiesta o como pieza de conversación en la oficina?

laundry basket
Tengo temor de desechar esta información. Contiene mi número de seguro social, cuentas financieras, y otra información personal.
Usted tiene razón de preocuparse. El robo de identidades y transacciones financieras fraudulentas pueden resultar si su información personal cae en las manos de una persona deshonesta. Con suerte, la solución para esto es bastante simple. Rompa los documentos cuidadosamente (alguna gente a más de eso tira los pedazos de los documentos en diferentes recipientes) o comprar un cortador de papeles. Los cortadores de papeles son de precio razonable y pueden disponer de esos documentos rápidamente.

No lo puedo guardar - nunca lo encontraré
Si usted guarda una cosa cerca de otras similares, usted puede deducir en dónde buscarlo, aún que no lo recuerde. Si usted ha guardado cosas y después no las ha podido encontrar, usted probablemente estaba escondiendo las cosas solamente para desaparecerlas de la vista, en vez de realmente decidir en donde deberían guardarse e identificar un lugar permanente para estas cosas.

Yo se cómo hacer esto, y debería poder hacerlo. Pero simplemente no puedo forzarme ha hacerlo.
La lógica dice “desecha eso”, ¿pero usted simplemente no puede forzarse ha hacerlo?

En vez de poner su atención en el objeto, enfoque su atención en lo que significa para usted o los sentimientos que evoca cuando usted piensa en desecharlo. Trate de identificar todos los pensamientos y sentimientos que cerca usted tiene acerca del objeto o cómo lo consiguió. Vea si estos ejemplos le ayudan.

  • Una señora aún tiene casi toda la ropa que ha comprado durante años. Ella dice que ha tratado de desecharlos, pero simplemente no puede hacerlo. Ella estaba frustrada porque no podía separarse de esa ropa que sabía que nunca podría usar nuevamente.

    Cuando ella trataba de identificar sus pensamientos y sentimientos acerca de esa ropa, ella recordaba la ropa que ella tenía cuando era niña. Nunca tenía ropa nueva, toda su ropa era de segunda mano. Cuando ella creció y se independizó, se compró nueva ropa. La mayoría de esa ropa aún estaba en el ático. Finalmente ella se dio cuenta de que esa ropa era muy valiosa para desecharla aunque sabía que nunca la podría usar nuevamente. Esta realización le ha permitido finalmente desechar esa ropa. O quizá esto simplemente le ayudó a entender porqué le era tan difícil pensar en desecharla. En cualquier caso, ella debe estar más tranquila con su decisión y por tanto menos frustrada.
  • Otra señora no podía organizar nada en su casa. Después de larga cavilación y conversación, ella dice que sentía que cuando era niña sus padres actuaban como si todas las cosas eran más importantes que ella. Cuando ella se daba el tiempo de tratar de organizar sus “cosas”, ella sentía que estaba poniendo más valor a las posesiones que a sus hijos.

Una vez que uno reconoce las emociones que le retienen, uno puede desechar, regalar, o organizar el revoltijo. O, usted puede además sentirse menos frustrado por su comportamiento ilógico y por tanto poder dejar de preocuparse.