clutter_leftclutter_centerclutter_right  

En la cocina

Una cocina organizada sigue dos reglas básicas para el eficiente almacenaje (1) guarde las cosas cerca de donde las usa, y (2) guarde las cosas usadas más frecuentemente en las áreas de almacenaje más conveniente.

Mire alrededor en su cocina. Piense en las tareas que usted hace allí y aplique las dos reglas básicas.





  • Cocinando: Las ollas y sartenes y todos los utensilios que usted usa regularmente deben mantenerse cerca de la estufa. Las ollas que no usa frecuentemente pueden colocarse en las esquinas menos accesibles de las repisas, debajo de las ollas que se usan más frecuentemente, o aun en el sótano.
  • Comidas y limpieza: Los platos de diario, posillos para cereal, vasos, y cubiertos de mesa deben guardarse cerca del lavabo (o la lavadora de platos) y/o cerca de donde se come, en las repisas de pared de fácil acceso. Los platos para ocasiones especiales deben guardarse en repisas altas de menos accesibles, o en el comedor en donde usted sirve las comidas formales.
  • Calentando en el microondas: Los platos y recipientes que usa en el microondas deben guardarse cerca del microondas o cerca del área del mostrador en donde usted prepara los recipientes para el microondas.
  • Haciendo café: El café, recipiente de crema, azúcar y la cafetera en la misma área.
  • Almacenaje de víveres: En las repisas o en la despensa en donde usted guarda las latas de comida y otros víveres, coloque los que usa con más frecuencia en las repisas más accesibles. Si usted compra cantidades grandes de, por ejemplo, salda de espagueti cuando está de rebaja, y el espacio en la cocina es pequeño, usted puede guardar el exceso e en otro armario o en el sótano.
  • Preparación del almuerzo: Si usted o sus hijos llevan el almuerzo al trabajo o escuela, usted debe mantener a la mano los ingredientes que usa: bolsas de plástico, plástico para envolver o recipientes para sándwiches, cubiertos de plástico, recipientes para el microondas, o cualquier otra cosa que usted usa para preparar los almuerzos.
  • Además usted probablemente realiza en la cocina otras tareas que no son relacionadas a la cocina como llamadas telefónicas o pagar facturas. Decida lo que necesita para realizar esas tareas y asigne un espacio para guardar esas cosas.

Las cosas que no se usa con frecuencia debe guardarse en las áreas menos accesibles, tales como las esquinas profundas de los armarios de la cocina, las repisas más altas o aún en otros cuartos en la casa.

Algunas otras ideas pueden ayudarle a organizar algunos de los artículos más difíciles de la cocina:

  • Recipientes de plástico: Sea que usted compra recipientes o re- usa los que traen alimentos preparados, el secreto es limitar la cantidad y el tipo de los recipientes que se usa, de modo que tomen el mínimo espacio posible y usted puede encontrar las tapas que aparejan con los recipientes. Usted puede decidir mantener solamente un juego de recipientes redondos de varios tamaños que se anidan, o guardar solamente recipientes de margarina, coberturas batidas, u otras. Entonces ponga las tapas en un recipiente de hornear que no usa frecuentemente, o en una bolsa de plástico transparente—cualquier recipiente que usted pueda ver las tapas y mantenerlas juntas.
  • Las cosas pesadas deben guardarse en las repisas del fondo.
  • Algunas modificaciones pueden hacer más útil el espacio de almacenaje en su cocina:
    • Use divisores en los cajones para utensilios de cocina, cuchillos, y cubertería.
    • Usando el mostrador para mantener cosas (utensilios de cocina en una vasija de cerámica.
    • Colocando la cubertería en un compartimiento múltiple o en una canasta.
    • Colgando ollas de un perchero o de ganchos en un tablero o en la pared.

Recetas

¿Qué clase de archivadora de recetas es usted? Agrúpelas y luego decida que clase de recipiente necesita.

Por ejemplo, usted puede agruparlas por uso:

  • Recetas “probadas y aprobadas” son las recetas que probablemente volverá a usar: una caja de recetas con divisores puede ser el recipiente ideal para estas, o un álbum de fotos en que pueda deslizar sus recetas una junta a otra en las cubiertas de plástico.
  • Recetas que quisiera probar: agrúpelas por clase de comida (plato principal, ensalada, postre) o por ingrediente principal (res, cordero, queso), y cada grupo colocado en un protector de plástico o una bolsa de plástico con cierre, o una caja, dependiendo del volumen que tenga.

Cuando usted guarde una receta, trate de usar el mismo método recomendado en la sección de revistas—marcando la receta con la categoría en la que quiera archivarla, y talvez marcando con color el ingrediente o característica que llamó su atención.

Si su caja de recetas está rebozando, o tiene papeles saliéndose de ella, puede que su caja sea muy pequeña. Si usted usa una caja que contiene tarjetas de 3X5, considere cambiarla por una caja de 4X6. Las tarjeras 4X6 son más grandes y usted puede pegar un recorte de revista directamente en la tarjeta, sin tener filos desiguales saliendo de la caja. Usted también puede pegar sus tarjetas 3X5 a las nuevas 4X6 para no tener que volver a escribirlas.

Si simplemente usted tiene muchas recetas para ponerlas todas en la caja, usted podría seleccionarlas. O use una caja más grande que puede contener más tarjetas, o divida las tarjetas en dos cajas. Puede poner postres, bocaditos, y comidas para invitados en una caja, y comidas regulares de carne, aves, vegetales y cazuelas en otra.