University of Illinois Extension
 

¿Es posible cocinar con endulzantes artificiales?

Show this page in English

Sí, cocinar con endulzantes artificiales es posible. Pero cada endulzante tiene sus características. Por lo tanto, es importante saber cómo usarlos de manera adecuada. En general, las recetas familiares caseras contienen grandes cantidades de azúcar y puede resultar tentador reemplazar todo este azúcar por completo por endulzantes artificiales. El azúcar, sin embargo, no sólo hace que un alimento sea dulce sino que tiene otras funciones. El azúcar contribuye a que un producto esté tierno y húmedo. También da el color dorado del pan y los postres horneados. Algunas veces, el azúcar es el ingrediente principal, como en el caso de los pasteles y las galletas dulces.

Cuando se reemplaza el azúcar por completo por endulzantes artificiales es posible que el producto resultante sea duro, chato y seco y, además, tenga un color grisáceo. Recuerde que la mayoría de los endulzantes artificiales sólo endulzan. Las recetas que generalmente salen bien con sustitutos del azúcar son las bebidas, los postres helados, los rellenos de tartas, las salsas, las gelatinas y los puddings. Los pasteles, las galletas dulces y los merengues dependen de grandes cantidades de azúcar para lograr sus características de terminación. No debe reemplazar más de dos tazas de azúcar con un endulzante artificial en este tipo de productos. El producto Splenda®, sin embargo, puede utilizarse para cocinar. El cuadro que se ve a continuación puede orientarlo en lo que respecta a cocinar con endulzantes artificiales.

1. El fabricante no recomienda reemplazar más de ½ taza de azúcar con un endulzante a base de sacarina en recetas para horno.

2. Contiene fenilalanina. Las personas con fenilcetonuria deben evitar este producto.

Revise las medidas en los envases de los productos para obtener información más exacta.

Regresar a: Alcanzando los Niveles de Glucosa Deseados

Este documento es sólo una fuente de información. No es un documento de carácter médico.