University of Illinois Extension
 

Tanto los carbohidratos como las proteínas y las grasas contienen calorías

Show this page in English

Para entender y controlar bien la diabetes es necesario saber qué es lo que les sucede a los alimentos cuando usted come. Los alimentos están compuestos por:

Tanto los carbohidratos como las proteínas y las grasas contienen calorías y todos pueden utilizarse como fuente de energía. Los carbohidratos se encuentran principalmente en los alimentos del grupo de los almidones pero también se encuentran en los vegetales, las frutas, los lácteos y los azúcares. Las principales fuentes de proteínas son las carnes y los productos lácteos. Las grasas se encuentran en los lácteos y en las carnes. Las grasas también pueden agregarse a los alimentos como los aderezos para ensaladas o la margarina. También pueden agregarse al momento de cocinar alimentos tales como las papas fritas para copetín, las galletitas o la pizza.

El exceso de calorías puede causar aumento de peso. El aumento de peso, en general, resulta en niveles altos de glucosa en la sangre porque el cuerpo se hace menos sensible a la insulina. Las vitaminas, los minerales y el agua no contienen calorías, no pueden utilizarse como fuente de energía y no afectan la glucosa en la sangre.

¿Cómo se transforman los alimentos en glucosa?

Cuando comemos, los carbohidratos, las proteínas y las grasas se digieren y se descomponen en partes más pequeñas. Una vez que se descomponen, estas partes afectan a la glucosa en la sangre de diferentes modos según la manera en que se absorben y la manera en que el cuerpo las utiliza.

Casi la totalidad de los carbohidratos consumidos se convertirá en la glucosa en el cuerpo. Los únicos carbohidratos que no se convertirán en glucosa serán aquellos que no pueden digerirse, como las fibras.

Las proteínas y las grasas no se convierten directamente en glucosa cuando se digieren. El efecto en la glucosa en la sangre no es tan directo como en la ingesta de carbohidratos. La ingesta de mucha cantidad de proteínas y grasas puede derivar en la ingesta de muchas calorías. El exceso de calorías puede hacer que la célula se torne insensible a la insulina. Si la célula se hace insensible a la insulina, la glucosa en la sangre puede subir. Por lo tanto, la cantidad de alimentos que se consumen puede afectar la glucosa en la sangre – el exceso puede significar aumento de peso, resistencia a la insulina y niveles de glucosa en la sangre más altos. Los carbohidratos afectan la glucosa en la sangre porque los carbohidratos se digieren y se descomponen en partes más pequeñas que son principalmente unidades de glucosa.

Regresar a: La Diabetes y los Alimentos

Este documento es sólo una fuente de información. No es un documento de carácter médico.