University of Illinois Extension
 

¿Qué cambios nutricionales pueden contribuir a bajar la presión sanguínea?

Show this page in English

La presión sanguínea es la presión que ejerce el flujo sanguíneo en las paredes de las arterias. La presión sanguínea puede variar minuto a minuto si hay cambios de postura, cuando se hace ejercicio o se duerme. Sin embargo, según la Asociación Cardiológica Estadounidense, la presión sanguínea normalmente debe ser de menos de 120/80 mmHg en el caso de un adulto. La presión sanguínea que permanece entre 120-139/80-89 se considera prehipertensión y por encima de este nivel (140/90 mmHg o más) se considera alta (hipertensión). Varios factores nutricionales afectan la presión sanguínea. Varios estudios han demostrado que cambios nutricionales específicos pueden tener efectos importantes y beneficiosos en lo que respecta a la presión sanguínea.
La dieta DASH "Dietary Approaches to Stop Hypertension" es un plan nutricional específico que puede recetarse para reducir la presión alta. La dieta DASH es rica en frutas, vegetales y productos lácteos de bajo contenido graso. Por otra parte, esta dieta tiene bajo contenido de grasa total y grasas saturadas. También es baja en colesterol, rica en fibra, potasio, calcio y magnesio, y moderadamente alta en proteínas. Se ha demostrado que en algunos casos esta dieta ayuda a bajar la presión sanguínea y a prevenir la hipertensión. Sugerencias de la dieta DASH:

  • 7 a 8 porciones por día del grupo de los cereales (se recomiendan los productos integrales de trigo).
  • 4 a 5 porciones por día del grupo de los vegetales.
  • 4 a 5 porciones por día del grupo de las frutas.
  • 2 a 3 porciones por día de productos lácteos de bajo contenido de grasa o sin grasa.
  • 2 porciones o menos por día del grupo de la carne, cerdo o pescado.
  • 4 a 5 porciones de nueces, semillas o legumbres por semana.

Regresar a: Manteniendo el Sistema Cardiovascular Sano

Este documento es sólo una fuente de información. No es un documento de carácter médico.