University of Illinois Extension

Main Navigation

Necesidades de las plantas de interiores

Luz adecuada

La luz es esencial para el crecimiento de las plantas y puede ser uno de los factores más importantes para su desarrollo. Tanto la cantidad como la calidad de la luz son esenciales.

La intensidad de la luz se refiere a la luminosidad y se mide en pies-vela, lo que se define como la cantidad de luz que produce una vela medida a un pie de distancia. En exteriores, la luz del sol puede ser de 10,000 a 12,000 pies-vela. En interiores, la cantidad de luz que puede llegar a entrar en un ambiente es poca. Mientras que la mayoría de las plantas se desarrolla mejor con mucha luz, algunas toleran condiciones de luz moderada a baja. La intensidad de la luz se mide en pies-vela y puede evaluarse con un luxómetro o medidor de luz, también se pueden seguir las siguientes pautas generales.

Luz escasa (75 pies-velas)
NVentana norte: algunos pies de distancia; Ventana este/oeste: 3 a 10 pies de distancia; Ventana sur: 15 a 20 pies de distancia.

Luz moderada (promedio) (150 pies-vela)
Ventana norte: justo enfrente; Ventana este/oeste: algunos pies de distancia; Ventana sur: 3 a 10 pies de distancia.

Luz intensa o brillante (300 pies-vela)
Ventana este/oeste: directamente enfrente; Ventana sur: hasta 5 pies de distancia.

Luz directa (1500 pies-vela)
Ventana sur: directamente enfrente.

Tenga en cuenta que las condiciones de la luz cambian según la estación. Hay varios factores que influyen en la intensidad y la duración de la luz. Por ejemplo, el sol está más alto en el horizonte en el invierno (esto aumenta la luminosidad en interiores) y está más bajo en el horizonte en el verano (esto disminuye la luminosidad en interiores); los árboles y los arbustos pueden bloquear con sus hojas la luz del sol en el verano, pero permiten el alcance de más luz en el invierno después de haber perdido las hojas en el otoño.

La duración de la luz se refiere a la cantidad de horas de luz que recibe una planta en 24 horas.

En condiciones de luz escasa, las plantas pueden beneficiarse si aumenta la duración de la luz. Una duración de 14 a 16 horas de luz es suficiente. No exponga a las plantas a más de 16 horas de luz ya que también necesitan un período de descanso. Además, recuerde que la floración, en el caso de algunas plantas, tiene relación con la duración del día y debe tenerse en cuenta cuando se suplementa la luz disponible.

La calidad de la luz se refiere a la longitud de las ondas de luz. Las plantas necesitan longitudes de ondas azules y rojas para realizar el proceso de fotosíntesis. Para florecer, también necesitan luz infrarroja.

Elección de luces

Luces incandescentes: la mayoría rojas, algunas infrarrojas, bajo azul.

Luces fluorescentes: varían según el fabricante.

Blanco frío: la mayoría azul, bajo rojo.

En el caso de las plantas de hoja, los focos fluorescentes blancos dan buen resultado. Para las plantas que dan flor utilice focos incandescentes o focos de luz especiales para el cultivo de plantas.

Más información acerca de Necesidades de las plantas de interiores