University of Illinois Extension

Main Navigation

Cómo elegir plantas de interior

Qué buscar

Las plantas de interior se venden en todas partes, en florerías, invernaderos, viveros, centros de jardinería, ferias de artesanías, mercados de pulgas y hasta en algún camión en un estacionamiento. La calidad de la planta y la garantía, junto con el precio, son factores a tener en cuenta al momento de hacer la compra.

Calidad

Hay varias cosas a tener en cuenta al momento de comprar una planta sana. Comience por revisar las hojas atentamente. Deben tener el color, la forma y el tamaño adecuados y no deben estar dañadas ni amarronadas. Además, las hojas inferiores no deben estar ni pálidas ni amarillas.

Un ejemplar sano debe ser denso y debe tener una forma equilibrada.

Revise con atención los tallos y las hojas y verifique que no haya signos de insectos o enfermedades.

Por último, observe la maceta y la tierra. Si las raíces sobresalen por los orificios de drenaje de la maceta o se ven sobre la superficie de la tierra, es probable que la planta ya sea demasiado grande para ese recipiente. Si elige esa planta, tendrá que tener especial cuidado al trasplantarla a una maceta más grande.

Si no conoce la planta, la etiqueta adecuada le será útil.

Ya tiene una planta nueva, ¿y, ahora qué?

Es una buena idea dejar la planta nueva separada de las que ya tiene durante unas dos o tres semanas. Así protegerá a las plantas que ya tiene de algún posible ataque de insectos o de alguna enfermedad que no haya notado.

La mayoría de las plantas de interiores son de origen tropical o subtropical. En general, han sido cultivadas en invernaderos o a la intemperie en climas del sur. Si las plantas no fueron aclimatadas, es posible que pasen por un período de shock.

Muchas veces, algunas plantas pierden algunas hojas o se tornan amarillentas cuando se las traslada a un lugar nuevo. Este período de adaptación no debe demorar más de un par de semanas. Durante ese tiempo mantenga la planta en un ambiente un poco frío para minimizar la pérdida de humedad a través de las hojas. Revise el suelo con frecuencia para determinar cuándo regar. Además, no fertilice en ese momento ya que la planta debe acomodarse a las condiciones de menos luz y humedad.