EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS

menú

Mantenimiento del césped con químicos en cantidad mínima

lawn

Las buenas prácticas de cuidado del césped podrían evitar invasiones como estas.

El césped que requiere el uso frecuente de plaguicidas, en particular herbicidas, puede tener un problema subyacente que causa las repetidas invasiones de plagas tales como las malezas. Si el problema se corrige, el césped crecerá más sano y podrá así resistir las invasiones de malezas.

Las buenas condiciones del suelo son importantes para mantener el césped sano. A veces el césped crece en suelos con alto contenido de arcilla, compactos y con drenaje insuficiente. La aireación del suelo y el abono superficial con materia orgánica mejoran estas condiciones. La aireación repetida puede ser necesaria para reducir la compactación y aumentar los niveles de oxígeno del suelo. Otra opción es volver a empezar e incorporar materia orgánica al suelo.

La preparación del suelo antes de sembrar o de colocar panes de pasto es crucial. Los productos orgánicos pueden incorporar al suelo más organismos de los que hay naturalmente y trabajan simbióticamente con la planta de pasto; cada uno aporta lo que se necesita para el mejor desarrollo. Se recomienda realizar un estudio de suelo para asegurarse de que otros factores tales como el pH y los niveles de nutrición son adecuados para el crecimiento del pasto. Es más fácil corregir el suelo antes de sembrar o de colocar panes de pasto que arreglarlo más tarde.

Asegúrese de utilizar la especie de pasto adecuada para el lugar. Un ambiente a pleno sol u otro que tenga sol y sombra a la vez requieren pastos diferentes. Además, tenga en cuenta el estándar de calidad deseado y el uso que se le va a dar al lugar. Cada punto influye en la elección del pasto. La poa d los prados es la especie indicada para pleno sol en el norte de Illinois, en algunos casos mezclada con ray grass perenne y/o festucas finas.

Para lugares sombríos, los cultivares de poa de los prados que resisten la sombra suelen mezclarse con festucas finas, aunque estos pastos de sombra no toleran la actividad muy bien incluso estando mezclados con cultivares de poa de los prados.

Las prácticas de cultivo también cumplen un papel importante en la salud del césped. La necesidad de aplicar plaguicidas o no también depende de las prácticas de cultivo. El césped debe regarse cuando lo necesita y la humedad debe llegar a la zona de las raíces. La fertilización adecuada debe incluir el suministro de los nutrientes necesarios y el pH del suelo adecuado.

En particular, evite el exceso de nitrógeno o la falta de este cuando utilice fertilizantes sintéticos, fertilice cuando haga frío (especialmente a principios y a fines del otoño) y utilice fertilizantes de liberación controlada de hidrógeno para evitar los vaivenes de disponibilidad de alimentos. No aplique dosis altas de nitrógeno en la primavera.

El corte adecuado tiene un efecto importante en la salud del césped. Las malezas y otros problemas aparecen cuando el césped se corta muy corto. Corte a una altura de 2½ y 3 pulgadas asegurándose de que no sacar más de un tercio de la hoja de pasto en una sola pasada.

Controle los factores de estrés tales como los residuos vegetales, la sombra y la compactación del suelo. La aireación del suelo regular es una práctica excelente para tener en cuenta, especialmente para el césped que se coloca en panes sobre suelos arcillosos. El momento ideal para airear el suelo son el otoño y la primavera.

Es posible que alguna vez surjan problemas que requieran de prácticas de manejo especiales. Comience por identificar el problema, luego analice las opciones de control; las de cultivo y las químicas. Si la circunstancia lo requiere (incluso con prácticas orgánicas), algunas malezas deberán controlarse por medios químicos o mecánicos antes del establecimiento del césped. Cuando utilice plaguicidas, lea atentamente las instrucciones de las etiquetas y sígalas al pie de la letra.