EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS

menú

Daños del invierno

lawn

Cuando la nieve se derrite queda expuesto el daño del césped.

Cada primavera cuando la nieve se derrite queda a la vista el daño que se produjo en el césped durante el invierno. En particular, los arvicolinos (similares a los ratones) y el moho de la nieve (enfermedad producida por hongos), pueden ser muy destructivos. Para reducir los posibles daños existen algunas medidas de prevención que pueden ponerse en práctica.

Los arvicolinos forman pasadizos en el césped bajo la nieve para alimentarse de los pastos y las raíces protegidos de los predadores. Los arvicolinos o ratones de las praderas miden entre 4 y 6 pulgadas y son de color marrón grisáceo. El daño que producen suele confundirse con el de los topos, pero los topos no están activos durante el invierno y además los túneles que construyen son subterráneos. Los arvicolinos forman senderos ondulantes o pistas de pasto dañado.

Cuando el clima se torna templado en la primavera, el césped suele volver a rellenarse. Sin embargo, cuando el daño es serio, es posible que haya que resembrar. Para evitar que se produzcan daños continúe cortando el césped hasta que entre en estado de latencia durante el otoño. Corte el césped hasta una altura final de dos pulgadas aproximadamente. Además, limpie la vegetación excesiva alrededor del césped pues es allí donde se esconden los arvicolinos.

El daño que produce el moho de la nieve también queda a la vista cuando la nieve se derrite en la primavera. Tanto el moho gris (Typhula blight) y el moho rosa (Fusarium patch) ocurren en el norte de Illinois. During los días húmedos y fríos de principios de la primavera el moho de la nieve se ve claramente ya que forma manchones. Cuando el clima se torna más seco, el moho de la nieve comienza a desaparecer pero las zonas afectadas quedan con el pasto débil o muerto.

La gravedad del moho de la nieve puede variar de año a año, pero ciertas zonas con césped parecen verse afectadas frecuentemente. Las circunstancias que contribuyen a que aparezca el moho de la nieve son, entre otras, el uso excesivo de fertilizantes de liberación rápida de nitrógeno (solubles en agua) a principios o mediados de otoño, la acumulación excesiva de residuos vegetales, la sombra casi total, el drenaje inadecuado y la acumulación de hojas o paja sobre el césped. También las zonas que reciben ráfagas de nieve o donde se acumula nieve en cantidad suelen infectarse con el moho de la nieve.

Hay varios métodos para evitar que el moho de la nieve se convierta en un problema serio. Utilice productos de liberación lenta o controlada de nitrógeno para fertilizar adecuadamente. El suelo debe tener niveles adecuados de fósforo (P) y potasio (K). Controle la acumulación de residuos vegetales por medio de la aireación del suelo o retire estos residuos por medio del corte vertical (escarificado). El drenaje de la superficie debe ser adecuado. Mejore la circulación del aire por medio de la poda de la vegetación densa o retirándola por completo. Corte el césped hasta que entre en estado de latencia en el otoño.