EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS

menú

Control de la hiedra terrestre y las violetas en el césped

lawn

La hiedra terrestre puede crear una espesa capa de vegetación en las zonas de césped de sombra.

Las invasiones de malezas son comunes en el césped que crece a la sombra debido a que este suele ser débil y poco denso. Las dos malezas de hoja ancha más comunes que invaden el césped que crece a la sombra son la hiedra terrestre y las violetas. Ambas son difíciles de controlar.

La hiedra terrestre (Glechoma hederaceae) constituye un problema común del césped. La hiedra terrestre se puede convertir en un problema serio en el césped que crece a la sombra en suelos fértiles con poco drenaje. Esta planta forma manchones extensos mientras se esparce por el suelo en busca de zonas soleadas. Los tallos son cuadrados y las hojas que crecen en todo el tallo son opuestas. La forma de las hojas es entre redondeada y reniforme y los márgenes son redondeados dentados. Las hojas despiden un olor a menta cuando de las resquiebra. Las flores de la hiedra terrestre parecen pequeños embudos, son de color azul violáceo y aparecen desde abril hasta junio.

lawn

La hiedra terrestre produce plantas nuevas en los nudos de los tallos rastreros.

Entre las violetas (Especie Viola) se incluyen varias plantas bajas anuales y perennes de estación fría. Estas especies toleran muy bien la sombra y se desarrollan bien en el césped que crece en suelos húmedos y fértiles. Las violetas se destacan durante las temporadas frías de la primavera y el otoño. Las hojas de la violeta común son ovales o reniformes y su base tiene forma de corazón. Las flores pueden ser blancas, azules, púrpuras o amarillas. Todas las violetas se reproducen por semilla y las violetas perennes también se esparcen a través de raíces rastreras y rizomas.

Para evitar que la hiedra rastrera y las violetas invadan el césped resulta conveniente mantener el césped tupido lo que se logra con buenas prácticas de manejo.

Desafortunadamente, el pasto que crece a la sombra no compite con las malezas como lo hace el pasto que crece a pleno sol. Reduzca la sombra por medio de la poda (ver Control del césped que crece a la sombra). En algunas ocasiones, la hiedra terrestre y las violetas funcionan muy bien como cubiertas y en zonas boscosas pueden ser una buena opción.

Para controlar la hiedra terrestre o las violetas un método útil puede ser arrancarlas de raíz. Habrá que arrancar todas las raíces y todos los tallos para que las plantas no rebroten. Esta opción resulta útil para evitar que la hiedra rastrera que haya crecido en un cantero con flores o arbustos se pase al césped. Antes de establecer el césped, cuando se utilizan métodos orgánicos, es importante deshacerse de las hiedras rastreras y de las violetas.

Aunque el control es difícil, la hiedra rastrera y las violetas pueden tratarse con herbicidas de posemergencia para malezas de hoja ancha en el período comprendido entre mediados de primavera hasta principios del verano y/o mediados hasta fines del otoño. Siempre hay que tener en cuenta que las malezas deben estar en el período de crecimiento activo. Para el control de la hiedra rastrera, los herbicidas deben contener dicamba. Las combinaciones de herbicidas para malezas de hoja ancha que incluyen 2,4-D (2,4-ácido diclorofenoxyacético); mecoprop o MCPP (ácido 2-(2-metil-4-clorofenoxy) propiónico) y dicamba (3,6-dicloro-o-ácido anísico) suelen ser las más eficaces para lograr el control. Varias de estas combinaciones se comercializan.

Fíjese en las etiquetas de los productos si figuran estos ingredientes activos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta. Los herbicidas que contienen 2,4-DP o triclopyr también pueden ser eficaces. Para las violetas se sugiere el uso de herbicidas para malezas de hoja ancha que contengan triclopyr. Los especialistas en cuidado del césped suelen utilizar productos que contienen 2,4-DP o triclopyr. Para obtener más detalles sobre estos herbicidas lea el manual Illinois Commercial Landscape & Turfgrass Pest Management Handbook.