EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS

menú

Manejo del césped en épocas de sequía

lawn

El césped entra en estado de latencia durante las sequías.

La respuesta obvia al estrés por sequía es regar. La situación ideal es el riego infrecuente e intenso para que alcance las raíces de las plantas. Esto debe hacerse cuando el césped muestra las primeras señales de estrés, como marchitez, oscurecimiento y marcas después de transitarse. Esto puede resultar imposible como consecuencia de una variedad de factores como presupuestos, factores relacionados con la ubicación del terreno y restricciones de riego. Cuando hay programas orgánicos establecidos, la materia orgánica que se utiliza para el abonado superficial y el suelo mejorado resultante contribuyen a extender el período de verdor hasta más avanzado el verano antes de que el césped entre en estado de latencia. La estructura mejorada del suelo también permite sacar el máximo provecho de la humedad presente y de los nutrientes para la planta. La estructura del suelo adecuada le permite al césped retomar el crecimiento activo y recuperarse rápido.

Una vez que el césped de estación fría entra en estado de latencia (se detiene el crecimiento activo, el color se apaga), lo ideal es dejarlo en ese estado en lugar de regarlo para que reverdezca. La interrupción de la latencia agota las reservas de la planta y, si el clima sigue seco y caluroso, la planta no puede reemplazar esas reservas. Durante un verano típico, el césped entra en estado de latencia y retoma el crecimiento activo cuando las condiciones mejoran. La desventaja de la latencia es la apariencia del césped y el riesgo de que surjan problemas en el césped inactivo como la invasión de malezas.

La pregunta común es cuánta agua es suficiente para mantener el césped vivo. Para mantener la humedad suficiente en la corona y en las raíces para que el césped sobreviva y retome el crecimiento cuando las condiciones mejore, se recomienda aplicar de 1/4 a 1/2 pulgada cada dos o cuatro semanas.

Para el verano corte el césped más alto. En la mayoría de los casos donde la especie principal es la poa de los prados se sugiere una altura de entre 2.5 y 3 pulgadas. Como en todos los casos, el corte debe hacerse con la frecuencia que sea necesaria para no cortar más de un tercio de la hoja. El césped más alto le da más sombra al suelo y eso permite conservar la humedad.

Evite aplicar fertilizantes a base de nitrógeno en exceso cuando el clima sea seco y caluroso. El césped responderá desarrollándose de manera excesiva cuando debería entrar en estado de latencia. Espere hasta principios de septiembre, y no hasta el verano, para fertilizar el césped. Utilice fertilizantes que aporten la cantidad de potasio necesaria, además de nitrógeno. Cuando utilice materiales orgánicos, el nitrógeno estará disponible en las cantidades necesarias, pero nunca en exceso.

Siempre que sea posible, limite el tránsito de todo tipo sobre el césped. El estrés por sequía ocurre más rápido en el césped que crece en suelos pobres. La compactación del suelo, la acumulación de arcilla, el pH alto y las malas condiciones generales para el desarrollo de las raíces se tornan muy evidentes bajo condiciones de estrés como las sequías. Aunque no se puedan hacer correcciones inmediatas, tome nota de los problemas que habrá que afrontar en otro momento. Es importante trabajar para lograr que el césped se arraigue bien.

El césped con problemas de acumulación de residuos vegetales experimentará antes estrés por sequías. Es posible que esto se deba a varios de los factores del suelo antes mencionados. Además, observe con atención las prácticas de manejo que causan la acumulación de residuos vegetales como la fertilización o el riego en exceso.