EXTENSIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE ILLINOIS

menú

La royas en el césped de jardines particulares

lawn

Las esporas anaranjadas de la roya se ven claramente en las hojas de los pastos.

Las royas aparecen como un polvo naranja o amarillo anaranjado (esporas) en las hojas del pasto, especialmente a fines del verano hasta principios del otoño cuando el clima es seco. La roya suele manifestarse en el césped que crece despacio. En términos generales, el césped se torna de color amarillento, rojizo o amarronado. La examinación detallada revela pústulas que se adhieren con facilidad a las manos.

La fertilidad baja (nitrógeno, en particular) y la escasa disponibilidad de agua hacen que el desarrollo del césped sea más lento lo que provoca la aparición de la roya. Durante las temporadas muy lluviosas suele haber brotes de roya debido al agotamiento del nitrógeno disponible. Las noches frías con rocío denso y lloviznas frecuentes proveen las condiciones ideales para que se desarrolle la roya. El clima cálido, húmedo y nublado seguido por el clima caluroso y soleado también favorece el desarrollo de la roya en el césped. La poa de los prados, el ray grass perenne y la festuca alargada se ven todas afectadas, dependiendo del cultivar. La roya se esparce a través del aire, del agua, de los zapatos, de los equipos y del material vegetal (césped). La roya debilita los pastos que se utilizan para césped y los hace más susceptibles a padecer otros problemas.

Controle la roya con buenas prácticas de cultivo. Empiece por elegir un blend de semillas de césped de varios cultivares de la especie deseada para el lugar. La resistencia a la roya puede variar según la raza de enfermedad presente. La roya y otros problemas del césped pueden combatirse mejor si los pastos se combinan. Mantenga el césped regándolo, cortándolo y fertilizándolo de manera adecuada. Riegue temprano por la mañana para que el césped se seque rápido. Controle la acumulación de residuos vegetales. Fortalezca el césped con una aplicación de nitrógeno a principios del otoño, pero no se exceda. Controle los niveles de fósforo y potasio por medio de estudios de suelo. También asegure la buena circulación de aire sobre el terreno y la penetración de la luz podando los árboles y arbustos que estén sobre el césped.

Cuando la roya se manifiesta a fines del verano, las condiciones de crecimiento mejoradas del inicio del otoño contribuyen, generalmente, a que el césped crezca con más vigor y la roya desaparece. El momento clave para fertilizar es a principios de septiembre. Si las condiciones son secas, también es necesario regar para que el césped crezca más rápido.

Los fungicidas no suelen recomendarse para el control de la roya en el césped. Concéntrese en las prácticas de cultivo descriptas anteriormente.