University of Illinois Extension


Ayude a su niño a triunfar
La salud de su niño
Retos para los padres
Aprendiendoa llevarse bién
Tiempo para jugar es tiempo divertido
¿Cómo encajer la guardería en tu rutina?

Diciendo Adiós: Separación diaria de los niños

Ayer fue una mañana relajada porque todos se despertaron fácilmente. Usted sintió la armonía de su familia mientras usted jugaba y vestía a su pequeño niño, hablando de la diversión que él/ ella tendría en el centro de cuidado infantil (guardería.) Usted cantó canciones sin sentido en el carro, y abrazó y besó a su niño(a) en el centro de cuidado infantil mientras le decía adiós a su niño(a.) Su niño(a) suspiró mientras usted se alejaba y después se reunió con sus amigos.

Sin embargo hoy, toda la familia está cansada y con poco genio (malhumorados.) Sus niños se quejan de la ropa, botaron el desayuno y compiten para ver quien grita más fuerte. En el carro, usted conduce rápidamente, cambia carriles con frecuencia y sabe que es muy tarde. El adiós es muy rápido y mecánico y su niño(a) comienza a gritar, a golpear con los pies, y a llorar sin parar. Usted se siente culpable y avergonzado(a.) ¿Qué puede hacer?

La separación comienza mucho antes de que en realidad suceda y sus efectos se guardan durante todo el día. Los niños pequeños temen ser separados de sus padres, especialmente cuando las cosas no han salido bien antes de separarse. Este miedo y comportamiento incontrolable son normales. Decir adiós es más fácil cuando su niño aprende a sentirse más seguro, cuando confía que usted volverá siempre, y entiende que él/ ella no ha hecho algo para que usted lo deje.

Haciendo "El Adiós" Más fácil

  • Hagan las paces después de un conflicto en la mañana. Esto puede tranquilizar a su niño(a), y mostrarle que los conflictos diarios no afectarán el amor que usted siente por él/ella.
  • Calmadamente acepte sus sentimientos de separación. Esto puede ayudar a sus niños a manejar los sentimientos de ellos, "Te extrañaré todo el día y pensaré en ti"o "No puedo aguantar verte después del trabajo." Estos mensajes les dicen a sus niños lo importante que son aún cuando no están con usted.
  • Dígale a sus niños lo que va a suceder. Explíqueles lo que sucederá cuando usted se vaya: "Tu vas a ir a un centro de cuidado infantil a jugar y comer meriendas."
  • Dígale a su niño la hora en que usted regresará. Use palabras y tiempo que ellos entienden, por ejemplo después de una actividad rutinaria: "Regresaré después de que despiertes de dormir en la tarde."
  • Deje que sus niños lleven una frazada (chamarra) preferida o un muñeco de peluche. Algo familiar para ellos, les ayuda a reducir sus sentimientos de inseguridad.
  • Dígale a sus niños que usted se va a ir, pero que no va a desaparecer. Esto ayudará a sus niños a sentirse más seguros y a hacer los adioses más fáciles.
  • Trate de decir adiós en forma corta. Deles un abrazo y un beso rápido, luego váyase. Los adioses muy largos pueden hacer las cosas más difíciles.
  • Siga una rutina. Diga adiós de la misma manera cada día. Esto les ayudará a sus niños a saber qué esperar y sentirse más seguros.
  • Llame pro teléfono si sus planes del día cambian, para que sus niños no se preocupen o se asusten que usted no volverá.

¿Cuándo es una separación más difícil para sus niños?

  • Cuando la separación es prolongada (toda la noche o más tiempo.)
  • Cuando ocurre precipitadamente, de manera que los niños no están preparados para esto.
  • Cuando los niños están en ambientes desconocidos, y con cuidadores de niños desconocidos también.

Visiten su biblioteca o librería local para leer los siguientes libros juntos:

  • Anna Marie’s Blanket por Joanne Barkan (En español, La Frazada (Chamarra) de Anna Marie)
  • Love You Forever por Roberto Munsch (En español, Te Quiero Para Siempre)
  • First Day at Day Care por Ellen Weiss (En español, El Primer Día en el Centro de Cuidado Infantil)
  • Will you Come Back for Me? Por Ana Thompert (En español, ¿Volverás por Mí?)

En la medida que usted permanezca tranquilo(a) y confiado(a), usted es un modelo y respaldo para sus niños, mientras que ellos aprenden a decir adiós. Recuerde regresar con una gran sonrisa.

Preparado por: Patricia Faughn, Educadora de Extensión. Vida Familiar, Centro de Extensión de Springfield, Otoño 2001.