University of Illinois Extension

Pastel de calabaza tradicional

Esta receta se asemeja a la receta del famoso pastel de calabaza clásico, pero contiene menos mantequilla y leche descremada en lugar de crema. El sabor es tan rico como el del pastel de la abuela. Prepare usted mismo la masa o compre masa congelada y deje que se descongele por unos minutos a temperatura ambiente.

  • 1 masa para pastel de 9 pulgadas sin cocinar
  • 2 huevos, ligeramente batidos
  • 2 tazas de puré de calabaza o una lata (16 onzas) de calabaza compacta sólida
  • 1 taza colmada de azúcar morena
  • 1 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharadas de mantequilla o margarina, derretida
  • 1 taza de leche descremada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  1. Precaliente el horno a 425F.
  2. En un tazón grande agregue los ingredientes del relleno en el orden que aparecen. Mezcle bien con batidora eléctrica o a mano.
  3. Vierta sobre la masa. Hornee durante 15 minutos. Luego reduzca la temperatura del horno a 350F y siga horneando durante unos 45 minutos más o hasta que cuando inserte un cuchillo en el centro de la preparación éste salga limpio. Deje enfriar un poco y sirva tibio o frío. Rinde un pastel de 9 pulgadas.

Bien por el pastel de calabaza - Consérvelo adecuadamente
En los Estados Unidos, al igual que en otros lugares del mundo, el pastel de calabaza es un favorito en el invierno. Existen muchas versiones del pastel de calabaza tradicional de la abuela, pero la mayoría de las recetas siguen incluyendo huevos y/o productos lácteos. Por esta razón, es necesario refrigerar el pastel de calabaza. No debe dejarse sobre la mesada de la cocina.

En muchas ocasiones, la gente deja los pasteles sobre la mesada de la cocina antes y después de las comidas. Muchos no saben que incluso el relleno para pastel de calabaza comprado también tiene un alto contenido de huevos y leche, por lo que es perecedero.

El alto contenido de agua, proteínas y azúcar del pastel de calabaza resulta ser el ámbito ideal para el desarrollo de bacterias. Cuando el pastel de calabaza se mantiene a temperatura ambiente, las bacterias pueden multiplicarse hasta niveles peligrosos y causar así enfermedades.

Mantenga el pastel de calabaza, al igual que los flanes y otros postres hechos con muchos huevos, calientes o fríos hasta el momento de servir. Luego guarde las sobras en el refrigerador. Los pasteles hechos con frutas pueden guardarse en el aparador, en la alacena o en una conservadora de pasteles durante no más de dos días. Después de ese tiempo es posible que la fruta fermente o se cubra de moho, lo que arruinará todo el pastel.