University of Illinois Extension

Tomando exámenes

Los exámenes/ pruebas se utilizan para medir el conocimiento y habilidades de un estudiante. Frecuentemente, los resultados de un examen no dan una idea clara del conocimiento del estudiante, por la ansiedad que se experimenta al tomar un examen. Los niños que se ponen muy ansiosos al pensar que van a tomar un examen, se convencen ellos mismos que van a perder. Se asustan porque las preguntas en el examen no son las mismas que ellos estudiaron.

Hay varias razones comunes para experimentar ansiedad al tomar un examen, a veces es debido a la poca preparación, o pocas habilidades. Algunas veces se debe a una experiencia negativa, una actitud negativa a cerca de la escuela, bajo nivel de confianza en sí mismo, o también es posible una combinación de todas estas razones.

Las habilidades de estudio que se han discutido anteriormente (ver el artículo "Hábitos de estudio y tarea en casa"), pueden ayudar en una situación de ansiedad para tomar un examen. Las habilidades tales como tomar buenas notas, identificar la información importante y desarrollar maneras de como recordar la información importante, pueden ser de gran ayuda.

Ahora hablemos de la primera razón de ansiedad y bajo rendimiento en un examen - Poca preparación. Frecuentemente, los niños saben que van a tener un examen anticipadamente. Algunos profesores, especialmente en los grados de primario, informan a los padres las fechas en que los exámenes serán tomados. Saber cuando será el examen y el contenido que será cubierto, puede ayudarle a usted y a su niño a establecer un horario de estudio para prepararse.

Establezca un horario de estudio por las noches varios días antes de tomar el examen. Identifique cuánto tiempo puede concentrarse su niño cada día. Investigaciones han mostrado que niños de primero y segundo grado pueden trabajar hasta 15 minutos sin tener descanso, niños de tercero y cuarto grado pueden estudiar un poco más, hasta 20 minutos, mientras que niños de quinto y sexto grado pueden trabajar productivamente hasta media hora. Conozca a su niño, no espere que trabaje demasiado, más de lo que él puede dar y establezca descansos.

Durante el tiempo programado para estudiar, pregúntele al niño qué material podría encontrar en el examen. Hágale preguntas por cada sección y al final de cada capítulo. Ponga atención a las palabras que están en negrillas, se refieren a las notas de clase. Preste especial atención a diagramas, cuadros y mapas.

Juntos, el niño y usted elaboren un ejemplo del examen. Cada uno de ustedes puede tomar la prueba. Esto puede ser una estrategia importante especialmente para niños escolares, porque hace del estudio una diversión. Cuando se aprende el deletreado de palabras, por ejemplo, puede ayudar que el niño lea las palabras mientras que usted toma la prueba.

Todas estas estrategias se pueden utilizar para preparar y ayudar a desarrollar confianza, pero ¿Cómo se puede eliminar el miedo? Utilice tiempo antes de tomar el ejemplo de examen, como una oportunidad para practicar algunas técnicas de relajación que le puedan ayudar a disminuir la ansiedad al tomar un examen o prueba.

Haga que el niño respire profundo. Sugiera que cierre los ojos y que se "vea a sí mismo" haciendo bien la prueba. Luego, que vea la prueba para saber cuales son las preguntas. Si hay ansiedad durante ese momento, repita otra vez la respiración profunda y que se visualice otra vez.

Practicar estas técnicas de relajación y para tomar exámenes pueden ayudar al niño a estar preparado, superar la ansiedad de tomar exámenes, y dar una mejor idea del conocimiento real y habilidades de su niño.