University of Illinois Extension

La Roya Vuelve a los Céspedes Anaranjados

La roya aparece como un polvo (esporas) anaranjado o amarillento-anaranjado en las hojas del césped, especialmente en la salida del verano o inicio del otoño cuando el tiempo es seco. La roya se desarrolla típicamente en la grama y otras áreas del césped que crecen muy lentamente. Después de todo, el césped puede tomar un color amarillo, rojo, o un aspecto marrón. Un examen cercano revelará las pústulas, que se pegan fácilmente en la mano. Las esporas de la roya se pueden transportar fácilmente a los hogares.

Esporas Anaranjadas de Roya en Césped.
Esporas Anaranjadas de Roya en Césped.

Baja fertilidad (en particular en nitrógeno) y baja disponibilidad de agua desaceleran el crecimiento del césped, permitiendo que la roya se desarrolle. Las estaciones con exceso de lluvia pueden tener brotes de roya debido a la escazes de nitrógeno disponible. Las noches frescas con rocío y fuerte luz, y la fuerte precipitación se agregan a las condiciones ideales para que la roya se desarrolle. El tiempo un poco caliente, nublado y húmedo seguido por tiempo caliente y soleado también favorecen al desarrollo de la roya. Kentucky bluegrass, ryegrass perenne, y la fetuca alta son afectados, dependiendo de los cultivares. La roya se propaga vía aire, agua, los zapatos, el equipo, y el material vegetativo del césped (tepes). La roya puede debilitar las gramas y hacerlas más susceptibles a otros problemas.

Controle la roya por medio de buenas prácticas de manejo de césped. Comience eligiendo una mezcla de semilla de gramas de calidad de varias variedades de la especie deseada para el lugar. La resistencia a la roya puede variar según la especie de la enfermedad presente. La diversidad de gramas ayuda a combatir la roya y muchas otros problemas del césped. Mantenga los céspedes con buen riego, buena poda, y fertilización. Riegue temprano en la mañana para que el césped se seque rápidamente. Maneje el problema de la paja. Aumente el vigor del césped con una aplicación de nitrogeno a inicios del otoño, pero no exagere. Verifique los niveles de fósforo y de potasio del suelo a través de pruebas de suelo. También asegure buena circulación de aire en el lugar y buena penetración de luz podando árboles y arbustos en el área cerca del césped.

Cuando la roya aparece al final del verano, las condiciones de crecimiento mejoradas al inicio del otoño, generalmente permiten que los céspedes crezcan más vigorosos y que la roya no se desarrolle. A principios de Septiembre es un tiempo clave para la fertilización. Si las condiciones son secas, irrigación también se necesita para aumentar el índice de crecimiento de la grama.

Los fungicidas raramente se sugieren para céspedes caseros para el control de la roya. Concentrese en las prácticas culturales descritas arriba.

Escrito por Bruce Spangenberg, antes Educador de Horticultura de la Oficina de Extensión, de la Universidad de Illinois.
Traducido por Dr. German Cutz, Especialista en Programas de Extension en Espanol de la Universidad de Illinois.