University of Illinois Extension

Main Navigation

Lechuga

La lechuga es un vegetal robusto, de clima fresco, que crece bien en temperaturas diarias promedio entre 60 y 70°F. Debe ser plantada a inicios de primavera o finales de verano. En altas temperaturas, se impide el crecimiento, las hojas pueden ser amargas y se forma el tallo donde se producen flores, el cual se alarga rápidamente. Algunos tipos y variedades de lechuga soportan el calor mejor que otras.

Hay cinco tipos distintos de lechuga: de hoja (también llamada lechuga de hojas sueltas), lechuga para cortar o romana, de cabeza dura o lechuga repollo, cabeza de mantequilla y de tallo (también llamada lechuga espárrago).

La lechuga de hoja, el tipo más extensamente adaptado, produce hojas duras sin orden específico en el tallo. Casi cada jardín tiene por lo menos una pequeña fila de lechuga de hojas, haciéndola el vegetal para ensaladas más extensamente plantado. La lechuga para cortar o romana, forma una cabeza vertical, alargada y es una excelente adición para ensaladas y emparedados. Las variedades de cabeza de mantequilla son generalmente pequeñas, con tipos de cabezas flojas que tienen hojas suaves y con un delicado sabor dulce. La lechuga del vástago forma un tallo agrandado donde se forman flores que se utilizan principalmente en guisados, cremas y comidas chinas.

Las variedades de cabeza dura o cabeza de repollo, los tipos iceberg, comunes en los supermercados en el país, se adaptan a las condiciones norteñas (frías) y requieren más cuidado. En áreas donde no tienen estaciones largas y frías se producen con transplantes, los cuales se comienzan temprano y se trasladan al huerto tan pronto como el suelo pueda ser trabajado(descongele). Son extremadamente sensibles al calor y deben madurar antes del primer calor fuerte de verano para producir cabezas de alta calidad. Si una ola de calor antes de temporada, toca la plantación antes de que haya madurado, es muy seguro que no produzca. En muchos lugares, las plantas de lechuga de cabeza dura se inician a finales del verano para que maduren en temperaturas de otoño o cuando tengan mejores oportunidades de madurar.

Variedades Recomendadas

La lechuga es un vegetal robusto, de clima fresco, que crece bien en temperaturas diarias promedio entre 60 y 70°F. Debe ser plantada a inicios de primavera o finales de verano. En altas temperaturas, se impide el crecimiento, las hojas pueden ser amargas y se forma el tallo donde se producen flores, el cual se alarga rápidamente. Algunos tipos y variedades de lechuga soportan el calor mejor que otras.

Hay cinco tipos distintos de lechuga: de hoja (también llamada lechuga de hojas sueltas), lechuga para cortar o romana, de cabeza dura o lechuga repollo, cabeza de mantequilla y de tallo (también llamada lechuga espárrago).

La lechuga de hoja, el tipo más extensamente adaptado, produce hojas duras sin orden específico en el tallo. Casi cada jardín tiene por lo menos una pequeña fila de lechuga de hojas, haciéndola el vegetal para ensaladas más extensamente plantado. La lechuga para cortar o romana, forma una cabeza vertical, alargada y es una excelente adición para ensaladas y emparedados. Las variedades de cabeza de mantequilla son generalmente pequeñas, con tipos de cabezas flojas que tienen hojas suaves y con un delicado sabor dulce. La lechuga del vástago forma un tallo agrandado donde se forman flores que se utilizan principalmente en guisados, cremas y comidas chinas.

Las variedades de cabeza dura o cabeza de repollo, los tipos iceberg, comunes en los supermercados en el país, se adaptan a las condiciones norteñas (frías) y requieren más cuidado. En áreas donde no tienen estaciones largas y frías se producen con transplantes, los cuales se comienzan temprano y se trasladan al huerto tan pronto como el suelo pueda ser trabajado(descongele). Son extremadamente sensibles al calor y deben madurar antes del primer calor fuerte de verano para producir cabezas de alta calidad. Si una ola de calor antes de temporada, toca la plantación antes de que haya madurado, es muy seguro que no produzca. En muchos lugares, las plantas de lechuga de cabeza dura se inician a finales del verano para que maduren en temperaturas de otoño o cuando tengan mejores oportunidades de madurar.

¿Cuándo Sembrar?

La lechuga de hoja, lechuga romana y cabeza de mantequilla, pueden ser plantadas en cualquier momento en primavera cuando el suelo está seco y se puede rastrillar la superficie del suelo. Dos ó más plantaciones con intervalos entre 10 y 14 días proporcionan cosechas continuas de lechuga. La lechuga no soporta días calientes de verano y cuando se planta en verano debe terminarse por lo menos un mes antes de que los días calientes de verano realmente comiencen. Las plantaciones que comienzan a finales de verano maduran en las temperaturas frescas de otoño. Riego es esencial para la germinación de la semilla y el establecimiento de plantas de semillero. Alguna cortina o sombra puede también beneficiar la siembra de verano. Las variedades tolerantes al calor (principalmente tipos de hojas sueltas) pueden crecer con sombra o en combinación con cultivos altos durante el verano, si se toma cuidado adicional respecto a riego y selección del suelo.

La lechuga de cabeza debe ser trasplantada en la mayoría de lugares y requiere más cuidado que otros tipos de lechuga. Para cosechas de primavera, comience a transplantar en protectores de frío, o interiores protegidos y ponga las plantas en el huerto tan pronto como la temperatura de primavera lo permita (no haya hielo). Ponga los trasplantes al aire libre de modo que se aclimaten a las condiciones bajo las cuales crecerán, pero no permita que se detenga el crecimiento. Las variedades de lechuga romana, cabeza de mantequilla y de hoja, también se pueden trasplantar para cosechas tempranas. Durante el calor del verano, las plantas de semillero de lechuga que se iniciaron en un lugar con sombra o protegidas con cortinas, se pueden trasplantar más tarde a sitios moderados (con temperatura controlada) para tener cierto éxito.

Espacio y Profundidad Para Sembrar

Siembre semillas de lechuga de 1/4 a 1/2 pulgada de profundidad (10 semillas por pie) en filas individuales, dobles o triples y de 12 a 18 pulgadas de distancia entre filas. Ralee las plantas de semillero hasta dejar 4 pulgadas de distancia entre plantas para lechuga de hoja y 6 a 8 pulgadas para lechuga romana o cabeza de mantequilla. Las plantas de semillero raleadas pueden ser trasplantadas en otro lugar o pueden ser comidas. Transplante lechugas de cabeza dura de 10 a 12 pulgadas de distancia entre filas.

Cuidado

Debido a que la lechuga tiene raíces superficiales, debe limpiarse con azadín o debe limpiarse cuidadosamente. Riegos ligeros frecuentes causan que las hojas desarrollen rápidamente, dando como resultado lechugas de alta calidad. Sobre riego, especialmente en suelos pesados, puede producir enfermedades, crecimiento lento y escaldaduras o quemaduras de los bordes de las hojas. Los restos orgánicos (mulch) pueden ayudar a moderar la temperatura del suelo y del micro-ambiente para producir lechuga de calidad en condiciones atmosféricas que no son ideales.

Cosecha

La lechuga de hoja puede ser cortada siempre que sea suficientemente grande para usarse. Cortar una planta cada dos (dejando una en medio) a nivel del suelo, les da a las otras plantas más espacio para crecer. La lechuga de hoja alcanza su tamaño máximo (6 a 12 onzas) en 50 a 60 días. Las variedades de lechuga de cabeza de mantequilla forman cabezas pequeñas, flojas, que pesan de 4 a 8 onzas cuando se cosechan (60 a 70 días). Las hojas internas, que tienden a blanquearse a sí mismas, son bien delicadas. Las variedades de lechuga romana tienen el hábito de crecer verticalmente y formar una cabeza larga, medio-densa.

Para almacenar lechuga, lávela, escurra el agua, séquela y póngala en una bolsa plástica en el refrigerador. La lechuga se guarda mejor a 32°F y con alta humedad (96%).

Problemas Comunes

Áfidos o pulgones — Revise que no se formen colonias de pulgones en el lado inferior de las hojas.

Para mayor información sobre pulgones o áfidos, Vea nuestra publicación "Directorio de Insectos"

Quemadura de sol es una condición fisiológica que causa la muerte de los bordes de las hojas de la lechuga. Resulta de un cambio en la relación de humedad entre el suelo y la planta. Corte la parte de la hoja de color cafés y utilice el resto de la hoja. Riegos ligeros frecuentes ayudan a prevenir la quemadura de sol. Algunas variedades son resistentes a esta quemadura.

Pudrición del follaje pueden ser un problema, especialmente en estaciones calientes o húmedas. Proveer buena ventilación y drenaje al suelo en el tablón de lechuga, puede ayudar a reducir el daño al mínimo la mayoría de veces.

Preguntas y Respuestas

Pregunta. ¿Por qué mis semillas de lechuga no germinaron?

Respuesta. Las semillas no germinan por falta de humedad o porque son semillas viejas. La semilla de lechuga no resiste un almacenamiento prolongado y es recomendable obtener nueva semilla cada primavera. Guarde la semilla para sembrar en otoño en un envase sellado en el refrigerador. Algunas variedades de lechuga (especialmente los tipos de semilla blanca) tienen semilla que requiere luz para su germinación. Estos tipos de semilla no se deben cubrir con tierra, pero se deben presionar simplemente para que tengan buen contacto con la tierra finamente preparada. Entonces, se debe tener cuidado de mantener el tablón o semillero húmedo, pero no empapado, hasta que emerjan las plantas de semillero.

Pregunta. Tallos florecientes han aparecido en el centro de mis plantas de lechuga. ¿Qué debo hacer?

Respuesta. La formación de tallos florecientes es causada por una combinación de días largos, de temperaturas calientes y la etapa de madurez de la planta. Cuando los tallos florecientes comienzan a formarse, coseche su lechuga inmediatamente y almacénela en el refrigerador o lugares fríos.

Pregunta. Mi lechuga tiene un sabor amargo. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta. La lechuga puede llegar a ser amarga durante el tiempo caliente y cuando los tallos florecientes comienzan a formarse. Lave y almacene las hojas en el refrigerador durante uno o dos días. Bastante del sabor amargo desaparecerá.

Selección y Almacenamiento

La lechuga iceberg es la más popular en los Estados Unidos. Es una lechuga de cabeza que también es baja en valor nutritivo y sabor. Debido a sus grandes calidades de transportación, la lechuga iceberg es la que se encuentra más disponible en el mercado, lo que la hace popular. El nutriente más abundante en lechuga iceberg es el agua. Las hojas verde oscuro de la lechuga siempre indican un alto contenido de fibra, sabor y valor nutritivo.

La lechuga es un cultivo de clima fresco. Puede ser dividida en dos categorías; lechuga de cabeza y lechuga de hoja.

La lechuga producida en su huerto le dará la oportunidad de probar de primera mano la deliciosa frescura de las hojas, las que (a diferencia de la lechuga iceberg) necesitan poco o nada de aderezo. La lechuga de hoja y la romana proporcionan sabor crujiente y son excelentes selecciones para ensaladas y emparedados.

La lechuga de hoja no debe tener hojas marchitas, pudriciones u oxidaciones. Coseche las hojas verdes quebradizas. Ponga las hojas frescas, sin lavar, en una bolsa plástica y déjelas en el refrigerador por algunos días en caso sea necesario. Temperaturas frescas mantendrán sus lechugas frescas por más tiempo. La gaveta más fresca en la mayoría de refrigeradores generalmente es la primera que se encuentra en la parte de abajo del refrigerador.

Evite almacenar lechuga junto con manzanas, peras o bananos. Estas frutas sacan gas etileno, un agente natural de maduración, que hará desarrollar manchas marrones y pudriciones en la lechuga rápidamente. Sacuda las lechugas que parecen ligosas o tienen puntos negros. Las ligas son residuos de la descomposición bacteriana y los puntos negros son generalmente mildiu.

Valor Nutritivo y Beneficios Para la Salud

El valor nutritivo de la lechuga es diferente dependiendo de su variedad. La lechuga en general provee una pequeña cantidad de fibra, algunos carbohidratos, un poco de proteína, y una mínima cantidad de grasa. Sus nutrientes más importantes son: la vitamina A y el potasio. La vitamina A viene del beta caroteno, del cual no se ve su color amarillo-naranja que está escondido por los pigmentos verdes de la clorofila. El beta caroteno, por supuesto, se convierte en vitamina A en el cuerpo humano. El color verde oscuro es el que contiene más beta caroteno.

De acuerdo al Instituto Americano del Cáncer y la Sociedad Americana del Cáncer, la comida rica en vitaminas A y C (antioxidantes) ofrece protección contra algunas formas de cáncer. Igual que otros fitoquímicos y antioxidantes, reduce el riesgo de cáncer en el sistema respiratorio y el tracto intestinal.

La lechuga, excepto el tipo iceberg, es también moderadamente un buen recurso de vitamina C, calcio, hierro y cobre. Los tallos proveen fibra dietética, mientras que las vitaminas y minerales están concentrados en la parte más delicada de sus hojas.

Valor Nutritivo (una taza de hojas de lechuga picada)

Calorías 9
Fibra dietética 1.3
Proteína 1 gramo
Carbohidratos 1.34 gramos
Vitamina A 1456 UI
Vitamina C 13.44
Calcio 20.16
Hierro 0.62
Potasio 162.4 miligramos

Preparación y Formas de Servir

Lave la lechuga con agua fría momentos antes de servir. Séquela con un papel de cocina o una toalla limpia. Las hojas un poco marchitas se recobrarán sumergiéndolas en agua fría con hielo por algunos minutos. Corte las hojas de la lechuga en pedazos. Si es práctico, no corte o haga pedazos la lechuga con anticipación. La lechuga cortada y dañada segrega un óxido de ácido ascórbico, que destruye la vitamina C. Corte rápido las orillas decoloradas.

Seque las hojas de lechuga antes de servir. El aderezo se mantendrá sobre las hojas si están secas, en vez de ir al fondo del tazón o recipiente. Agregue su aderezo favorito antes de servir (o sirva el aderezo aparte). Las hojas de lechuga cubiertas con aderezo se marchitarán muy rápido.

Preservación Casera

Debido al alto contenido de agua, 94.9%, no hay un método exitoso para preservar lechuga por un periodo largo. La lechuga no es apta para preservación en congelador, envasada o seca. Para su óptimo valor nutritivo, la lechuga se debe comer cuando esté fresca y con su sabor crujiente.

Recetas

El sabor fresco de las lechugas se puede complementar con hiervas frescas o secas. La base para cualquier ensalada es la lechuga. Dos o tres variedades de lechuga complementarán el sabor agradable de las ensaladas. Mezcle las hojas de lechuga (Simpson de semilla negra o de Roble) con las hojas de lechuga romana u otra variedad, y compleméntelas con hiervas frescas. La manera más simple de apreciar una ensalada verde y fresca es con un aderezo a la vinagreta. Manténgala lo más simple. Cuando el aderezo es muy complicado, el verde fresco de las ensaladas se sentirá con muchas especias.

Ensaladas verde con chile rojo y amarillo a la vinagreta

4 tazas de lechuga fresca de diferentes variedades (combine lechuga de hoja con variedades quebradizas) Romana, Boston, con hojas de lechuga roja, o de Roble, o su lechuga favorita.
4 cucharadas de vinagreta de chile rojo o amarillo
2 cucharadas de queso azul o de abeja desmenuzado (opcional)

Lave y seque las hojas de lechuga. Corte en pedazos pequeños. Póngala en un recipiente suficientemente grande para mezclar. Ponga la lechuga en el refrigerador, agregue otros ingredientes al momento de servir. Puede ser preparado 2 horas antes. Haga una taza de vinagreta.

Rocíe 4 cucharadas de vinagreta sobre la ensalada verde y mezcle bien con dos espátulas. Agregue queso, si desea y mezcle otra vez. Sirva inmediatamente. Hace 4 porciones de una taza cada una.

Vinagreta de chile rojo y amarillo

1 chile campana amarillo pequeño, finamente picado (cerca de 1/2 taza)
1 chile campana pequeño rojo, finamente picado (cerca de 1/2 taza)
4 cucharadas de vinagre-vino tinto
2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
2 cucharadas de agua tibia
una pizca de azúcar
1/2 cucharadita de sal
pimienta negra fresca recién molida, para sabor.

En un recipiente mediano, bata todos los ingredientes hasta que se mezclen bien. Esta vinagreta se guardará bien por 3 días, tapada y en el refrigerador. Puede hacer la receta doble. Hace una taza.

Pruebe esta receta simple con sus lechugas verdes favoritas.

Vinagreta cítrica (naranja)

1/2 taza de jugo de naranja (jugo de una naranja pequeña)
1/2 taza de jugo de limón fresco
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de aceite vegetal o canola
1/2 cucharadita de sal común o 1/2 cucharadita de sal de mesa
pimienta negra molida fresca

Combine los jugos, sal y pimienta. Bata despacio con los aceites hasta que todo se haya mezclado. Puede usar una licuadora o un procesador de comidas. Ponga en un recipiente de vidrio y tape bien. Rocíelo sobre cualquier variedad de lechuga de su selección. La vinagreta se preservará bien por una semana en el refrigerador. Para disminuir lo frío de la vinagreta, ponga el recipiente sobre agua caliente por unos minutos.

Vinagreta de mostaza y cebollines o cebolletas

1 cucharada de mostaza Dijon granulada
1/2 de cebollines finamente picados
2 cucharadas de vinagre blanco
1 cucharada de agua
2 cucharaditas de miel
1/2 cucharadita de sal
4 cucharadas de aceite de oliva

Agregue la pimienta para sabor

Usando un tenedor o mezclador, en un recipiente pequeño, combine todos los ingredientes excepto el aceite. Poco a poco agregue el aceite, mezclando bien con un tenedor, hasta que la vinagreta se combine bien. Rocíe sobre su ensalada favorita y mézclelos. Guarde la vinagreta restante en el refrigerador, en un envase de vidrio bien tapado, hasta por una semana. Para disminuir lo frío de la vinagreta coloque el envase sobre agua caliente por unos minutos. Hace 1/2 taza.